Afrontar,reducir y prevenir la ansiedad ante exámenes

Publicada en Publicada en divulgación, habilidades






Los exámenes son acontecimientos de los que pueden considerarse como estresores agudos de tiempo limitado, es decir, acontecimientos que representan para las personas estímulos lo suficientemente potentes  como para necesitar activar un repertorio adecuado de conductas de afrontamiento pero no tanto como para que la persona se vea superada totalmente por ellos.
Lo que llamamos “ansiedad ante los exámenes” puede ser una serie de síntomas cognitivos, emocionales y o físicos, de diferentes niveles de profundidad: desde el estrés o malestar emocional leve hasta la ansiedad de evaluación que impide totalmente la ejecución correcta y tiende a la evitación.
Los distintos modelos teóricos cognitivo-conductuales que ponen de relieve el impacto del estrés (Bandura,Lazarus,Meichenbaum,D’Zurilla) asumen que el estrés ocurre cuando las demandas de una situación superan los recursos de afrontamiento.En el caso del malestar emocional más común ante los exámenes, éste se suele producir por dos causas:

    • No haber estudiado lo suficiente.En este caso, dicho malestar tendría una función claramente adaptativa, al indicarle al alumno que la demanda excede ampliamente sus recursos y que debe iniciar acciones para satisfacerla.Normalmente, los alumnos que han estudiado de forma constante y mantienen ciertas pautas de motivación y preparación mental antes del examen mitigan bastante esta situación.
    • El mantenimiento de hábitos y conductas poco saludables en torno a la época de exámenes o la vida de estudiante en general: dormir poco, alimentación inadecuada,hábitos posturales y físicos incorrectos e incluso conductas de consumo de sustancias perjudiciales.En estos casos, se hace conveniente para el estudiante la toma de conciencia, entrenamiento  y autoaplicación de un programa de hábitos saludables.

Para hablar propiamente de ansiedad, es necesario que la respuesta se produzca porque la persona considere amenazante (a veces, de forma irracional), la situación. Un cierto nivel de ansiedad se considera en general adaptativo, puesto que incrementa nuestra capacidad de respuesta y motivación.
Un cierto estado de tensión física y emocional ante los exámenes, motivado por las expectativas propias o de los que nos rodean (por ejemplo, tener nota suficiente para escoger la carrera deseada o aprobar algunas asignaturas necesarias para titular) puede incluso en el momento adecuado hacernos percibir y pensar con mayor claridad; por lo que este estado de emoción negativa no sería tanto como parece. Sin embargo, como prevención para una ejecución adecuada,puede ser apropiado que el alumno se entrene profundamente en: estrategias, hábitos y técnicas de estudio, así como en técnicas de respiración para facilitar la seguridad y tranquilidad en el momento del examen.
En este nivel intermedio también puede ser muy útil, complementariamente a lo anterior, el entrenamiento en autoinstrucciones, una técnica cognitivo-conductual, originalmente diseñada por Meichenbaum en 1969, con el objetivo de instaurar o modificar el diálogo interno del niño,adolescente o adulto,para que lo que éste se dice a sí mismo cuando ejecuta una tarea (ej: no me sale bien, esto es muy difícil,vaya aburrimiento,etc.) no suponga una interferencia en la ejecución , o bien ante dificultades para abordar correctamente una situación.El objetivo de este entrenamiento, ampliamente utilizado con resultados positivos hasta la actualidad sobre todo para incrementar habilidades de autocontrol y atención en niños hiperactivos,es ayudar a:

  • Pensar y planificar antes de actuar
  • Aprender a aprender y recordar lo aprendido
  • Aprender a prestar atención
  • Practicar flexibilidad cognitiva: aprender a cambiar de estrategia cuando el contexto lo requiera
  • Favorecer la autorregulación de la conducta
  • Favorecer la creencia en la propia capacidad

Finalmente, cuando la ansiedad (percepción de una situación como de peligro o amenaza, que no tenemos recursos para afrontar) ante situaciones en las que los demás (o nosotros mismos) nos juzgarán supone una respuesta emocional negativa intensa que interfiere con nuestra actividad y en ocasiones nos puede hacer perder el control, hablamos de ansiedad ante evaluación (ante exámenes, hablar en público, obtener el carnet de conducir,etc.). Esta puede o no estar producida por sucesos pasados (ej.: condicionamiento al haber recibido un castigo por suspender), pero según los expertos parece más probable que se deba a la combinación de baja percepción en autoeficacia (no considerarse capaz) con pobres recursos de afrontamiento (dificultades para comprender, valorar y adaptarse a un tipo concreto de acontecimiento o a los acontecimientos estresantes en general).
Las consecuencias de esta respuesta han sido ampliamente estudiadas, siendo una reducción significativa del rendimiento,bloqueo y numerosos síntomas físiológicos,cognitivos y motores.
Para prevenir y reducir la ansiedad ante la evaluación, han sido validados científicamente varios programas basados en técnicas cognitivo-conductuales, aplicables una vez efectuada la evaluación individual de las conductas, creencias y capacidades de afrontamiento del alumno; dirigidos fundamentalmente a reestructurar sus creencias erróneas e incrementar sus habilidades de enfrentamiento y solución de problemas:
Entrenamiento en inoculación de estrés (Meichenbaum)
Técnicas de Solución de problemas (D’Zurilla y Nezu)
Aunque desde una perspectiva clínica se suele proponer también para el tratamiento de este tipo de ansiedad el entrenamiento en técnicas de relajación (progresiva de Jacobson, autógeno de Schultz), desde una perspectiva pedagógica no lo encontramos de aplicación al requerir bastante tiempo y dedicación dominar la técnica correctamente; y existir numerosos casos documentados de que en ocasiones, según el tipo de persona, se puede producir manifestaciones contraproducentes en forma de síntomas de mayor activación; sobre todo si no se trata de un entrenamiento totalmente personalizado a las necesidades del alumno.

2 comentarios en “Afrontar,reducir y prevenir la ansiedad ante exámenes

    1. Estimado Fernando:Gracias por su aportación, que nos parece muy interesante desde la perspectiva de la psicología clínica, la cual sin duda puede ayudar a los alumnos cuando en lugar de dificultades o trastornos de aprendizaje refieren patologías personales o familiares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *