Los niños ven, los niños hacen

Publicada en Publicada en divulgación


En esta próxima semana tendremos ocasión de conmemorar dos acontecimientos que pretenden concienciar sobre la importancia de la educación en valores y el respeto de los derechos de mujeres y niños:
20 de Noviembre, Dia Internacional de los Derechos del Niño
25 de Noviembre, Día Internacional de Lucha contra la Violencia de Género
En relación a ello, los municipios, las Comunidades Autónomas y los centros escolares, tienen previstas multitud de actividades que durante esta semana pondrán el foco en lo que se ha hecho, se hace y queda por hacer a nivel educativo e institucional en estos ámbitos.
Sin embargo, más allá de fechas y momentos concretos, creemos necesario educar en valores continuamente, desde el ámbito formal y no formal, desde el ámbito escolar, de la cultura, de la sociedad y, principalmente y sobre todo, de la familia.
Nuestros hijos tienen como principal referente, en todas las etapas incluida la adolescencia (donde empieza a cobrar fuerza el grupo de iguales,pero no nos equivoquemos pensando que no miran hacia la familia, de la que y con la cual empiezan a formar sus primeros juicios morales)
a los adultos, por encima de todo a sus padres. Los más profundos aprendizajes se realizan en el contexto de la familia. Los niños, y los chicos, absorben todo lo que hacemos, y tienden a reproducirlo, aunque nos parezca insignificante.
Por ello, deberíamos tener en cuenta siempre que:

  • Si gritamos en lugar de dialogar, nuestros hijos gritarán antes de dialogar
  • Si criticamos abiertamente a profesores, a nuestro jefe, a nuestros vecinos, incluso a los que decimos nuestros amigos; nuestros hijos no valorarán la autoridad, la convivencia ni la lealtad.
  • Si nos quejamos continuamente de nuestras obligaciones, nuestros hijos aprenderán a eludir las suyas, por más que les asignen deberes y trabajos en las escuelas
  • Si no respetamos las normas de circulación, nos comportamos de forma nerviosa o agresiva al volante, hablamos por el móvil conduciendo o criticamos a los otros conductores; nuestros hijos no valorarán la educación vial por más que se la impartan en las escuelas.
  • Si les hablamos sobre lo negativo de las drogas, mientras nos ven diariamente fumar o consumir alcohol, no sólo no tendrán conciencia real del problema de las drogas; sino que aprenderán de nuestra incongruencia.
  • etc….

El siguiente video es una herramienta para reflexionar en este sentido:

Children see,children do

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *