Cómo reconfigurar nuestro cerebro, en infografías

Hasta hace poco, los científicos pensaban que la estructura del cerebro estaba perfectamente definida y era inmutable. La creencia más extendida asimilaba el cerebro con una máquina: las máquinas son capaces de muchas cosas, sin embargo, no de crecer y cambiar.
Las últimas investigaciones nos han descubierto que el cerebro es realmente plástico, capaz de acomodarse y cambiar según sus experiencias: incluso en la ancianidad, el cerebro adulto conserva esta capacidad y puede reestructurar su funcionamiento.
Las siguientes cuatro infografías nos muestran las evidencias de que disponemos sobre cómo se produce la reestructuración del cerebro según la experiencia: las bases de la plasticidad cerebral

  •     Cableado neuronal:

Las neuronas, a través de sinapsis, se interconectan y forman distintos circuitos o caminos cerebrales con cada pensamiento, emoción o habilidad que desarrollamos; dichos caminos son como el cableado del cerebro que a través de la repetición se fortalece, creando hábitos y debilitando, incluso desechando, las habilidades que menos usamos

  • Circuito de recompensa:

El circuito de recompensa del cerebro, cuyo principal protagonista es el neurotransmisor dopamina; se configura como responsable de impulsarnos a repetir conductas relacionadas con actividades que aseguran nuestra supervivencia, tales como alimentación, cobijo, reproducción y cuidado de la prole. La dopamina fluye, haciendo sentir bien al cuerpo y cerebro, cuando realizamos conductas encaminadas a uno de estos objetivos; el hipocampo se encarga de codificar y almacenar esta sensación de bienestar para que queramos repetirlo. Desafortunadamente, este es el mismo mecanismo por el que las drogas se convierten en adictivas y generan tolerancia.

  • Hábitos:

Los hábitos son conductas repetitivas, algunas conscientes y otras inconscientes, que juegan un importante papel en nuestra salud física y psicológica. Conociendo el funcionamiento del cerebro, es posible desarrollar hábitos saludables de forma consciente, y también evitar los disparadores que nos llevan por hábito inconsciente a responder con una espiral de emociones y conductas negativas.

  • Aplicación práctica de la neuroplasticidad:

Los últimos conocimientos de que disponemos sobre fisiología y funcionamiento del cerebro, nos indican que es posible “recablear” el mismo, creando nuevos circuitos y fortaleciendo los presentes; mediante mecanismos como la meditación o atención consciente y el entrenamiento cerebral. Estudios realizados con determinados colectivos que repiten a menudo ciertos hábitos, como taxistas o músicos, así lo han demostrado.

Gracias a la plasticidad neuronal, los procesos de percepción, atención, memoria y ejecución crean continuamente nuevas redes neuronales, a lo largo de toda nuestra vida.Las experiencias, tanto sensoriales, como emocionales, activan el aprendizaje y fortalecen estas redes.

¿Te parece interesante?¡Compártelo!

3 comentarios en «Cómo reconfigurar nuestro cerebro, en infografías»

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.